Iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles

Villanueva de Huerva (Zaragoza)

Vista de la iglesia desde el puente del siglo XVI

Fases de construcción

Templo de posible origen románico. Conserva una primitiva torre adosada a la parte posterior de la torre principal que hace la función de caja de escaleras hasta la cuarta estancia. De planta cuadrada y con una estructura interior a base de estancias superpuestas, está construida en irregular mampostería. Se desconoce cuando se levantó, pero podría tener origen islámico. Destacan sus dos ventanales ajimezados, ventanas con dos aberturas divididas verticalmente por una pilastrilla o parteluz sobre el que se apoyan dos arcos de medio punto. Sus capiteles sencillos, sin decoración, y las ménsulas lisas permiten situarlos en el románico tardío. Estos ventanales serían recolocados siglos más tarde en lo alto de la torre en un añadido construido en ladrillo.

La iglesia gótica, construida en ladrillo, constaría de tres naves y estaría orientada de norte a sur. La fachada de la nave central (fachada oeste actual) tenía varias ventanas, actualmente tapadas, y un rosetón que todavía se conserva. El coro actual, ahora al fondo de la iglesia, sería una de las naves laterales.

Un templo renacentista

El edificio renacentista es el resultado de la reforma y ampliación del templo mudéjar del que se empleó la mitad oeste. Cambió su orientación pasando a tener la cabecera al este. Alzada entre 1568 y 1577, en piedra sillar y mampostería, es un templo que responde a la tipología canónica del siglo XVI, de nave única rematado mediante una cabecera poligonal recubierta por una bóveda de cuarto de esfera con casetones. La nueva portada, en piedra sillar y orientada al sur, se abre con arco de medio punto y sobre él se sitúa la imagen de la Virgen con el Niño. La enmarca un frontón triangular con dos pilastras de orden dórico y tres esferas de inspiración escurialense, próximas a las formas típicas del estilo manierista. El cuerpo de la iglesia se cubre con una techumbre de bóveda de crucería estrellada y cuenta con tres tramos cuadrados. Adosadas a cada tramo, se abren con amplios arcos de medio punto sendas capillas a cada lado de la nave. A los pies del templo, a ras de suelo y tras una reja, se encuentra el coro.

El interior se define por una gran amplitud, homogeneidad y ambiente frío propios de los edificios renacentistas. La decoración es muy sobria destacando en el presbiterio el zócalo de azulejos con motivos mudéjares, posiblemente realizados en Muel: estrellas de ocho puntas con temática floral, grifos afrontados, jarrones, todo ello en colores verde, azul, negro y marrón.

La torre mudéjar

La torre principal de estilo mudéjar es una construcción en ladrillo de planta rectangular, cuyo interior está dividido en seis estancias superpuestas cubiertas por bóveda de cañón y desnudas al exterior con seis fajas de esquinillas, que marcan su separación y constituyen la única referencia decorativa del conjunto. La sexta aloja el cuerpo de campanas y se abre con vanos de medio punto. Posteriormente, esta torre se verá recrecida por la adición de un cuerpo superior de planta elíptica y cronología barroca, que se decora con arcos ciegos de medio punto y pilastras alternas.

Arte en su interior

El retablo del altar mayor, dedicado a Nuestra Señora de los Ángeles, se mandó construir en 1627 al mazonero y ensamblador Tomás Lagunas, natural de Villanueva de Huerva. Esculpido en madera de pino del propio bosque villanovano, fue finalizado en 1637 con la colaboración del escultor Miguel Ferrer de Monserrate, quien debió ser el autor de las imágenes. En las capillas laterales podemos encontrar diversos retablos de los siglos XV a XVIII. De talla similar, y elaborados en estilo barroco, destacan los retablos de San Pedro, San Blas, Santa Ana y la Asunción de la Virgen. Los dos primeros se podrían atribuir al mazonero cariñenense Jusepe Lorenzo y al escultor Francisco Franco. El retablo de Santa Ana, de una calidad artísitica superior, representa la talla policromada de la Santa sosteniendo a la Virgen y al Niño. Otras muestras de arte barroco ubicadas en la iglesia son: el retablo dedicado a San José, elaborado en 1604 por el ensamblador Beltrán de Iribarre y el pintor Felices de Carceres, ambos zaragozanos; el retablo de San Cristobal, compuesto de varias tablas enmarcadas en abundantes adornos vegetales; los majestuosos Cristo yaciente y Cristo en la Cruz, tallado en madera policromada en el siglo XVII; el coro, compuesto por sillería de nogal de 1666, que alberga 21 asientos con un rostro masculino tallado en cada uno de ellos; y la pila bautismal del siglo XVII, de mármol jaspeado, que contiene a su vez otra de cerámica del siglo XVIII. También a este estilo pertenecen las pinturas del Privilegio Sabatino, de San Antonio de Padua, San Ignacio de Loyola, y la talla policromada de la Virgen del Pilar. Otros dos retablos que podemos ver en la iglesia son más antiguos: el retablo de la Virgen del Rosario podría datar del siglo XVI, de estilo renacentista, ubica una bella talla policromada y 15 tablas que representan cada uno de los misterios del Rosario; y un retablo compuesto por esplendorosas tablas de estilo gótico, en cuyo centro se ha colocado un lienzo de época barroca dedicado a San Sebastián para sustituir la perdida del original. En este lienzo podemos apreciar la representación más antigua del núcleo urbano de Villanueva.

Hay que destacar de manera especial el órgano de tubos, mandado construir en 1592. En 1608 ya está documentada la figura del organista como uno de los seis racioneros con los que contaba la iglesia de Villanueva. El órgano sufrió una importante modificación durante época barroca para adaptarse a los nuevos gustos musicales. En 2007 fue restaurado en Tarazona por los organeros suizos Claudio Rainolter y Christine Vetter.

Visita el interior de la iglesia

Desde el Centro de Interpretación de Villanueva de Huerva se realizará una pequeña visita guiada el último viernes de cada mes en horario de tarde, de 16h. a 17h. Para reservar plaza llámanos por teléfono o envíanos un correo electrónico.

Horarios de culto

Domingos 10.00h.

La balsa de la culada

Esta curiosa leyenda nos cuenta cómo los villanovanos intentaron corregir la inclinación de la torre de la iglesia. Fue escrita por el escritor zaragozano Mariano Baselga y Ramírez e incluida en su colección de cuentos titulada «Desde el cabezo cortado» de 1893. Posteriormente se incluyó dentro de una colección de «Cuentos aragoneses» del autor, editada en 1946 por la Institución Fernando el Católico.


Descarga el cuento «La balsa de la culada» de Mariano Baselga.
(Imágenes procedentes de los fondos de la Biblioteca Nacional de España)

Portada de la edición de 1972 de «Cuentos Aragoneses» de Mariano Baselga (Institución Fernando el Católico)

Rutas y excursiones (Wikiloc)

Descubre el Patrimonio histórico-artístico de Villanueva de Huerva realizando sencillas rutas y paseos que puedes seguir a través de Wikiloc. Wikiloc es probablemente la mayor base de datos de rutas del mundo. Su descarga es gratuita y las rutas están ampliamente detalladas e ilustradas con fotografías.

¿Cómo llegar?

A %d blogueros les gusta esto: